Sacarse fotos

Foto: David Rojas Elbirt, en Puerta del Sol, Madrid 2008.
Hay un nuevo espejo humano, que me sorprende por las implicancias que tiene a nivel de la construción del self global -este humano que sabe que se comienza a sentir ciudadano no sólo ciudadano del mundo, sino un ciudadano de mundos (inner self, culturas, networks virtuales o físicas, etc.).
Esto de sacarse fotos a uno mismo, sea un uno mismo grupal o individual, significa algo más que agarrar una cámara fotográfica al revés. La tecnología nos permite autoretratarnos sin necesariamente tener que recurrir a terceros, o mejor dicho, dándole otros roles preponderantes a los terceros. Tal vez desenfocándonos un poco de la tecnología en sí, podemos ver más claramente lo que está pasando. Menos de una década atrás, los que no aparecían en la foto pero participaban en ella de alguna forma, eran los que recibían las fotos o llegaban por alguna razón a acceder a la foto, generalmente porque algún "retratado" se la mostraba. Nuestras propias experiencias con las ventanas o espejos mágicos (fotos) están cambiando, y con este tipo de cambio, nosotros ya no somos los mismos.
Ahora podemos vernos apenas sacada la foto, podemos y generalmente queremos más versiones de nosotros, para escojer la que mejor nos amalgama. ¿Cómo nos sacamos fotos dice algo de nosotros? Basta pensar, entre otras cosas, en la inmediatez, el poder de crear multiplicidad de versiones de nosotros mismos sea para redefirnos o versatilizarnos, y el crecimiento exponencial de artefactos para compartir nuestros actos mágicos (fotos) con conocidos y desconocidos,... y si uno escarba sale más, aunque más no necesariamente aporta.
La pregunta que emergió de mí al ver esta fotografía fue ¿qué tipo de ciudadanos y consumidores encajan con el meme del autoretrato? Las posibles respuestas a esto, son a mi parecer cruciales para comprender la construcción planetaria de algo que no parece tener una armoniosa correspondencia con el concepto moderno de individuo (derechos naturales, pre-existente a lo social, sin historia, agente económico, fuente de intereses personales, lobo del hombre, destinado a dominar la Naturaleza de la cual no es parte sino que está sobre ella), sino más bien como alguna palabra que contenga momentáneamente la individualidad que estamos siendo, justo luego del click. La única palabra que se me ocurre para dejar de hablar de humanos como individuos en el sentido usado por la Modernidad y la ortodoxia, es esta, somos recolectores o colectas como en "collect calls", somos cazadores-recolectores de productos que nosotros no sembramos sino que existen en nuestro milieu, somos envases.

No hay comentarios.: