Mundo Wiki: de la encicopledia libre a las comunidades de fans con sponsors

por Alicia Vidal via INFOBRAND



Jimmy Wales, fundador de Wikipedia, pasó por Buenos Aires y dio cátedra sobre cómo se maneja y articula el espíritu emprendedor. Sin miedo a equivocarse ahora pone muchas fichas a Wikia, su nuevo proyecto.

Jimmy Wales pasó por Buenos Aires invitado por Junior Achievement Argentina/FedEx y con el apoyo de Neoris, para dar cuenta de su experiencia como emprendedor. No es para menos, casi se trata de un modelo prototípico. Siempre genera atracción conocer a gente que tuvo una idea que tal vez fue disruptiva o poco comprendida al momento de plantearla y luego se convierte en un boom imparable.

Equilibrio comunitario

Como le he escuchado decir en otra conferencia Wales apuntó a uno de los clásicos planteos que le hacían en los primeros tiempos de Wikipedia. Una de las cuestiones que planteaban los críticos era que la gente iba a “portarse mal”, resultaba difícil imaginar que la gente iba a terminar haciendo buenos contenidos para todos y no se iban a “comportar como loquitos”. 
 
Para eso Wales tiene un ejemplo clarificador: “pensar así es como si consideráramos que no podríamos poner cuchillos en un restaurant porque la gente empezaría a las puñaladas contra el resto, preferimos suponer que la gente da lo bueno y lo mejor y luego, si aparece, que obviamente los hay, alguien desubicado es la propia comunidad la que lo va dejando de lado y lo rechaza”. Esto también da cuenta del proceso del nacimiento de Wikipedia, que en un principio se regía por artículos que debían ser escritos o avalados por catedráticos generando una burocratización y alejamiento de la gente y de los clicks (era Newpedia, el proyecto que fracasó).

Conocimiento compartido
Hoy los contenidos de Wikipedia van logrando un alto estándar en términos de calidad pero no hay necesidad de presentar títulos para convertirse en colaborador o editor. Se basa fundamentalmente en algo que parece sorprendente para muchos: en la colaboración positiva de una comunidad que actúa de modo individual pero que va generando un producto colectivo de alta performance. Casi inspirado en la canción de Lennon, el creador de Wikipedia se “imaginaba un mundo en el cual cada persona en el planeta tuviera acceso a toda la información disponible”. 
 
Así nació esta enciclopedia libre de derechos de autor que es realizada por un gran batallón de voluntarios. Lo que empezó tímidamente se convirtió en un fenómeno consolidado. “La confianza de la gente y el crecimiento generó también mucha sensación de responsabilidad de nuestra parte”. A su vez, no se trata solamente de “free” en términos de gratis sino de “free” en relación a la participación. La multitud de voces generan de algún modo una voz medianamente objetiva y plausible de ser aceptada por parte de las diferentes comunidades. 
 
Están también en sintonía con la lógica del open source software entendiendo que el conocimiento debe redistribuirse. “No somos una biblioteca, no somos YouTube como para que peguen videos graciosos, de algún modo, somos una enciclopedia en el sentido más tradicional, somos neutrales y fáciles de leer”.

Difusión progresiva
La vocación de universalidad y globalidad está entre los desafíos más fuertes. Si bien en algunos países tienen un alto nivel de penetración y reconocimiento aún les resta afianzarse en buena parte del globo. “Solo hay 50.997 artículos en hindi siendo que hay 280 millones de personas que lo hablan en la India, en cambio, ya contabilizamos unos tres millones de artículos en inglés y medio millón en alemán” reconoció Wales. 
 
Lo de China, a su vez, es un caso aparte. Con la llegada de las Olimpíadas el gobierno habilitó la entrada a la página de Wikipedia, al igual que lo hicieron con la de la BBC. Pero Wales admitió que allí hay mucho por desarrollar y contó una anécdota bizarra. “De pronto el nombre Wikipedia aparecía en lugares insólitos como en los menúes de los restaurantes. “Steam eggs with Wikipedia” figuraba como opción insólita en un lugar de comidas chino”. 
 
La hipótesis es que alguien entró a la web con el ánimo de traducir al inglés el nombre de un plato y se topó con el nombre Wikipedia que sin saber cómo procesarlo lo “convirtió en un ingrediente más…” Sea cual fuere el razonamiento de estas rarezas lo cierto es que Wikipedia aún tiene territorios para conquistar e incluso para demostrar que este emprendimiento, que para muchos podía resultar utópico, también tiene condiciones de lograr cierta universalidad.

Proyecto Wikia
Con Wikipedia ya lleva siete años y unas 800 millones de pages views. “El tráfico se duplica cada año, hay un nuevo Wiki cada seis minutos y ya está en 120 idiomas” resaltó Wales. Las cifras de tráfico también son sorprendentes: “en algunos momentos se asemeja o sobrepasa a la de los grandes medios internacionales como The New York Times”.

Pero ahora, el gran proyecto que moviliza a Jimmy Wales, más allá de Wikipedia, es Wikia . “Es un nuevo proyecto separado con una organización aparte que ya lleva treinta y seis meses de vida”. En este caso, se trata de una iniciativa basada en la idea de comunidades. El lema es “find and collaborate with people who love what you love” (encuentra gente y colabora con gente que ama lo que tu amas). Hay diferentes dimensiones y categorías: entretenimiento, tecnología, gaming y lifestyle. Y, lo más singular es que en este caso Wales da lugar a la aparición de contenidos sponsoreados. 
 
Así como en Wikipedia no se admite publicidad, sino que se sustenta a través de donaciones, para Wikia le dan lugar a los logos. “Hay algunas marcas que son de avanzada y permiten que la gente pueda conocer y modificar sus productos. Como el caso de Canon que permitió que la gente cambiara el software de una de sus cámaras a través de sus opiniones”. En un segmento donde están jugando bien los wikia es en el sector de recetas de comidas. 
 
Ya tienen un acumulado de 8.426 recetas Wikia al tiempo que una publicación tradicional como Gourmet Magazine contabiliza no mucho más de siete mil. Entre los desarrollos están Green.Wikia, para contenidos ligados a los temas de sustentabilidad o Answers.Wikia, que actúa como un gran foro de preguntas y respuestas y allí se puede ver publicidad, por ejemplo, de HBO. “Los publicitarios tienen que estar relacionados con los medios generados por las comunidades porque este es el futuro donde el consumer media se convierte en el formato dominante”. Según Wales “el broadcast marketing se está muriendo, las empresas deben admitir que hay conversaciones sobre marcas y productos que no se pueden controlar, entonces hay que participar en la conversación”.

Dólar por dólar
“Wikipedia es de algún modo un templo y lo vamos a mantener sin publicidad” destacó Wales al mismo tiempo que referenció que el proyecto se maneja con un presupuesto de unos 10 millones de dólares anuales. “Por ahora no tenemos problemas como para pensar en otro tipo de sustento más allá de las donaciones particulares. También vamos analizando cuál es la mejor manera de recaudar fondos y nos dimos cuenta que un mensaje personal mío sube bastante la recaudación. 
 
Estamos tratando de profesionalizar esto. La mayor parte de las donaciones van entre 50 y 100 dólares aunque hay algunos aportantes más grandes pero se genera una masa bastante diversa que no nos compromete en términos de contenidos e independencia”. Sin embargo, Wales admitió que ahora están recibiendo algunos ingresos por el uso de la marca. “Con el desarrollo de la tecnología mobile que permite acceso a Wikipedia desde los celulares se está cobrando por el uso de la marca en esas aplicaciones. Si se benefician con el uso del nombre Wikipedia en términos comerciales tienen que contribuir al proyecto pero igualmente eso no representará mucho más del 10% de los ingresos.”

Caer y levantarse
Entretanto, el emprendedor se permitió compartir con la audiencia sus propios fracasos. “Newpedia fue un fracaso y eso me llevó dos años hasta que surgiera Wikipedia”. Reconoció que se crió en un ambiente de emprendedores donde se estimulaba la prueba y el error y siempre se estaba pensando en nuevos proyectos. También se autoproclamó optimista por eso no le resulta fácil plantearse los desafíos como problemas. Y en esa tónica cerró con una frase alentadora: “un error o un fracaso en los negocios no significa un fracaso en la vida”.

No hay comentarios.: